Seleccionar página

Me declaro anti DECLARACIÓN DE MADRID.

Diana 1:  El oxígeno-ozono aumenta el 2-3 DPG, por tanto existe un aumento de la oxihemoglobina posibilitando una mejor oxigenación tisular, incluido el tejido tumoral. Además el oxígeno-ozono mejora y estabiliza la morfología bicóncava del eritrocito lo que también ayuda a mantener la elasticidad y flexibilidad. Es decir, la reología sanguínea funciona mucho mejor y el transporte y cesión de oxígeno también. El oxígeno, el déficit,  tiene mucho que ver con el desarrollo y progresión tumoral.

Diana 2: El FHI tipo 1 alfa es una molécula fundamental para el crecimiento tumoral ya que activa casi un ciento de genes relacionados con la progresión tumoral. Esta molécula se secreta sola y solo la presencia de oxígeno permite que se desactive. En la fisiopatogenia del cáncer existe un mecanismos anaeróbico que conduce a que el ambiente o microambiente tumoral sea hipóxico. En estas condiciones de  oxígeno bajo el FHI tipo 1 alfa permanece en niveles altos y por tanto su acción sobre determinados genes, especialmente sobre el Factor de crecimiento vasoendotelial (FCVE), favorece la Angiogénesis tumoral y consecuentemente la llegada de Glucosa, combustible imprescindible para alimentar el tremendo metabolismo de la célula cancerosa. Si posibilitamos una estrategia de mantener niveles de oxígeno alto tenemos la posibilidad de hacer caer al FHI tipo 1 alfa y por lo tanto de interrumpir la activación de genes favorecedoras de la progresión tumoral, el más importante el FCVE. El FHI tipo 1 alfa, se secreta sin necesidad de ningún estímulo. Pero su desarme sólo es posible mejorando la oxigenación tisular.

Diana 3: El sistema de inmunovigilancia antitumoral o antiinfecciosa no se activa en condiciones hipóxicas. La proteína cGAS, proteína responsable de poner en alerta al sistema inmune, sólo se activa en condiciones de buena oxigenación, no en hipoxia. Un organismo bien oxigenado tiene mucha más capacidad de hacer frente a cualquier enfermedad, incluido el cáncer.

Diana 4:  Cuando incrementas el oxígeno en cualquier cultivo el consumo de Glucosa se reduce. Lo mismo ocurre en los tejidos. Los transportadores de Glucosa al interior de la célula se activan en hipoxia, así como diversas enzimas de la Glicolisis.

Diana 5:   El oxígeno-ozono ejerce una actividad inmunomoduladora. También estimula la actividad de células NK a través de su capacidad de aumentar la secreción y actividad de interferones, en especial Interferón alfa. La célula Nk se le reconoce ahora que también poseen una cierta memoria de alrededor 3 meses.

Diana 6:  El oxígeno-ozono actúa regulando o modulando la cascada del ácido araquidónico. Diversos experimentos en animales, ratones, ratas y conejos han mostrado una fuerte estimulación de la prostaciclina. Esta molécula, de vida media entre 4 y 6 horas, no sólo es un potente vasodilatador y antiagregante sino que también es un potente agente antimetástasico.

Diana 7:  Otra de las dianas del oxígeno-ozono es la activación del TGF beta. Esta proteína posiblemente sea uno de los más potentes antiinflamatorios. La inflamación crónica, mantenida, favorece el desarrollo tumoral.

Diana 8: El oxígeno-ozono disminuye el FNT alfa a nivel local, en articulaciones, de ahí el efecto antiinflamatorio del ozono. Pero a nivel sistémico, plasmático, mantiene los niveles altos de vigilancia oncológica a pesar de que el estímulo para su secreción haya cesado. El TNF ALFA es una molécula que secretan el propio tumor, su función es antimetástasis. La cirugía puede eliminar el tumor totalmente pero en una parte importante de acciones quirúrgicas anticancerosas también se elimina el estimulo secretor de TNF alfa y la posibilidad de que metástasis durmientes florezcan es alta. El oxígeno-ozono puede mantener el estimulo productor de TNF alfa aún en ausencia del tumor.

Diana 9:  Las células tumorales es posible que posean una dotación antioxidante inferior a las normales, al menos muchos autores mantienen que es así. El oxígeno-ozono posee acción citotóxica directa cuando hacemos infiltraciones intratumorales. Posiblemente tenga que ver este efecto con el deficitario sistema de defensas antioxidante que poseen las células tumorales.

El ozono es un potente oxidante y es lógico pensar que cuando lo aplicamos localmente dentro de un tumor este será tocado. Los eritrocitos y otras células, cuando añadimos oxígeno-ozono  a la botella para realizar AHT aguantan bien y permanecen inalterados, no existe hemólisis a pesar de que algunos se empeñen en creer en esta posibilidad en condiciones normales. No existe porque el sistema antioxidante de los eritrocitos es muy potente, neutraliza la acción del ozono. Pero las células tumorales no poseen esa potencia defensiva. Lo mismo ocurre con cualquier germen cuando, en cultivo, añadimos oxígeno-ozono o se encuentran externamente contaminando una úlcera. Otra cosa es la acción del ozono sobre gérmenes dentro del organismo. Aquí, ya tenemos que contar con que los virus son intracelulares y por  tanto están protegidos por las defensas antioxidantes de la célula huésped. Lo cierto es que existe una acción germicida pero que esta se da a través de la activación de diversos sistemas. Especialmente de la oxigenación e inmunomodulación. Íntimamente ligadas una a la acción de la otra.

Diana 10:  La paradoja que desarma y que todavía muchos de nuestros colegas alopáticos no entiende. El ozono activa sistemas enzimáticos antioxidantes. Tanto la SOD, catalasa y todo el sistema Glutatión. Lo hace sin provocar ningún estrés oxidativo pues ninguno de los marcadores de daño oxidativo a macromoléculas se expresa en las muestras de sangre u orina analizadas durante los estudios y publicaciones diversas.

Diana 11: El oxígeno-ozono es activador de células madre. ¿Como se puede entender la mejoría espectacular que observamos de la piel o el crecimiento rápido de pelo y uñas, así como la reparación y cicatrización rápida de heridas y úlceras, si no fuera a través de la activación de células madre?

Diana 12: Cualquiera de estos mecanismos aislados sería una buena opción terapéutica en diversas enfermedades. Pero, el conjunto de todas ellas, la suma de estas acciones hacen del oxígeno-ozono la terapia obligatoria y complementaria en cualquier enfermedad pero especialmente en el cáncer.

Diana 13: Obligatoria porque carece de efectos secundarios y contraindicaciones. Porque se puede administrar incluso en pacientes en situación de insuficiencia renal o hepática severa. Porque es fácil de administrar. Incluso me atrevo a afirmar que la vía inhalatoria a microdosis es una vía  útil para tratar el cáncer con oxígeno-ozono.

Diana 14: Es una terapia complementaria porque aumenta la eficacia de otros tratamientos anticáncer, como la quimioterapia, radioterapia y cirugía. Porque hace que los efectos secundarios de estas aparezcan más tarde y sean de menor intensidad. La radioterapia y también los quimioterápicos basan su efecto en fabricar radicales libres, radical hidroxilo, el indestructible. Para que esto se dé tiene que existir oxígeno. Son especies reactivas del oxígeno. Es también todo una paradoja. Pero esencialmente estaremos de acuerdo en que la célula tumoral va por libre y a su bola y la ciencia no ha podido todavía comprender que es lo que ocurre. Especialmente cuando surgen las metástasis. El gran fracaso de la medicina.

Diana 15: El oxígeno-ozono acelera la actividad fibroblástica y por tanto la rápida reparación  de los tejidos.

Diana 16: El oxígeno-ozono activa la paraoxonasa 1. Enzima que impide la oxidación de las lipoproteínas y por tanto, por aquí, también  protege frente la arteriosclerosis.

Diana 17:  No a la Declaración de Madrid, ni de nadie. Las dosis. Cualquier dosis es eficaz, pero en el cáncer recomiendo dosis altas o muy altas. Pero no debemos caer en el error del protocolo. Los protocolos, hablando de oxígeno-ozono, están bien para los animales y para la investigación en el laboratorio. En la realidad no es así. En el mundo real, el del día a día, con el paciente delante, las cosas son diferentes. El mundo del ozono está llenos de mentiras y de copiar y pegar. Y como en la alopatía, de oídos sordos. Tienen su esfera y no la quieren perder. No importa.  La más eficaz: OXÍGENO-OZONO INTRAPERITONEAl.

Diana 18:   El receptor del Factor de crecimiento epidérmico -EGFR- tiene un papel fundamental en el desarrollo tumoral. Bloquearlo es una diana en el tratamiento del cáncer. EL EGFR fue el primer receptor tirosina cinasa que se descubrió (1980). Su papel en el desarrollo normal epitelial y de órganos es fundamental.

Pero además de esta función necesaria en el desarrollo del organismo,  el EGFR también juega un rol importante en el desarrollo de tumores, esencialmente en los de origen epitelial. Así que interrumpir la señales que recibe el EGFR es crucial para evitar la progresión tumoral.

En Septiembre 2018, en el Pubmed, Bette, Rossmann y Mandic, han publicado :

The Auricular VX2 Carcinoma Is a Suitable Animal Model for Identifying Biomarkers for HNSCC Therapy Response. Anticancer Res. 2018 Sep;38(9):5067-5078. doi: 10.21873/anticanres.1282

Demuestran como el oxígeno-ozono intraperitoneal también trabaja sobre el EGFR inhibiendo y añadiendo, por tanto, un mecanismo más antitumoral debido a la acción del oxígeno-ozono en el peritoneo.

Diana 19: El emblema de mi consulta es «La medicina del bienestar y del antienvejecimiento». Tengo un gran letrero que así lo refleja.

Juan Carlos Pérez Olmedo. MD.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies